Protocólo de Membresía
Conozca los pasos y fases de afiliación con REMA basados en su interés voluntario de ser parte de una red internacional de ministros con visión de Reino. 
Más Información
Protocólo de Membresía
La membresía es una parte importante de la Red, porque nos permite servir de manera oficial a los miembros de la Red, lo cual nos permite conocer a cada miembro. Se ingresa a la membresía a través de un proceso definido que incluye un tiempo de relación y aprobación de las dos partes en todo lo concerniente a los objetivos, fundamentos, principios y propósito de REMA.
 
Este proceso de relación se compone de cuatro fases:
 
Conocimiento
 
Es la etapa inicial donde soberanamente el Espíritu de Dios por medio de la Palabra impartida crea una inquietud en el corazón de los ministros por transicionar, avanzar, edificar y cooperar con otros  ministerios que se identifiquen en el mismo diseño, propósito y creencias.  De esta manera se comienza una relación que nos permita conocer al hombre de la vida y no simplemente al hombre de la  unción, don o manto ministerial que opera en un escenario público.
 
Con la certeza de que se ha evaluado el carácter y conducta de la vida personal, conyugal, familiar y ministerial de ambas partes, pasamos a compartir el diseño con el que queremos edificar, se explica los fundamentos de la doctrina apostólica que queremos enseñar, se presenta el gobierno teocrático con el queremos dirigir la iglesia, como también los principios y objetivos que sustentan a la Red, y otros elementos necesarios para la cooperación mutua.
 
Entendemos que no todos llegan con un mismo nivel de conocimiento y afinidad en diseño, gobierno y doctrina, pero en una actitud de aprendizaje y respeto mutuo edificamos en todos los aspectos que tenemos claridad y convicción, aquellos donde existan diferencias se dejan aparte para ser estudiados y evaluados a la luz de la Palabra y la convicción del Espíritu Santo quien es el único que puede guiarnos a toda verdad (Juan 16:13-14).
Sabemos que el Señor Jesucristo como Arquitecto y Constructor de Su Iglesia, ha revelado en el Nuevo Pacto los planos para edificarla según el orden, diseño y gobierno de Dios, así que aceptando su autoridad nos sometemos unos a otros para cooperar, según la gracia, medida de fe y don recibido (Efesios 4:8-16).
 
Confianza
 
Es la etapa donde nos nuestras relaciones se afianzan basadas en la oportunidades que hemos tenido de conocer nuestras virtudes y flaquezas, pero creemos que la gracia soberana de Dios ha unido nuestras vida para el cumplimiento de su propósito eterno. Mediante la paz y convicción que en ambas partes el Espíritu de Dios ha confirmado para avanzar en este proceso de integración a la Red, se procede a aclarar las expectativas que se esperan ver realizadas en esta unión ministerial. 
 
Compromiso
 
Es cuando se toma la decisión de establecer una relación de pacto basada en principios y propósitos que Dios nos marca,  creyendo que no nos une un carnet de membresía o solicitud de afiliación, tampoco una relación de conveniencia personal motivada por intereses egoístas, sino una asignación que Dios nos ha confiado para edificar a los santos y extender Su Reino y no el nuestro.
 
Colaboración
 
Es cuando se fijan las pautas y planes para un mutuo aporte de tiempo, recursos, habilidades y dones para el logro de los objetivos propuestos. Aunque ofrendar no es un asunto obligatorio, sabemos que toda visión tiene un costo de operación conectado a ella. A la medida que los miembros voluntariamente siembran sus finanzas en la Red, habrá una cosecha abundante de relaciones cobertura, asistencia, recursos y fortaleza.
 
Se espera que como un principio de honra cada miembro haga lo mismo que Abraham hizo con Melquisedec al entregarle sus diezmos porque reconoció una autoridad que le bendecía al impartirle el pan y el vino (símbolos del Nuevo Pacto) y darle la palabra directiva para su vida (Gen 14:17-20).
 
Además como un acto de solidaridad, apoyo, gratitud y generosidad queremos recibir para el avance de la Red una ofrenda que cada congregación invierta para cubrir el presupuesto que anualmente se presenta a los integrantes de REMA, para  financiar los costos de operación que se requiere en las diferentes actividades, proyectos y necesidades de la Red.